con No hay comentarios

Todos hemos oído hablar del concepto “ergonomía” pero realmente sabemos ¿qué es la ergonomía?

Según la Asociación Española de Ergonomía, la ergonomía es el conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinar aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar. Según esto, se trata de los conocimientos científico-tecnicos adaptados al diseño de los lugarles y los objetos de trabajo, para adaptarlos de la mejor forma posible a las personas que los utilizan, teniendo en cuenta cómo lo hacen y las capacidades o características de las mismas.

En este artículo hablaremos de sillas de oficina ergonómicas y su buen uso.

ergonomia
En primer lugar, la postura adecuada en el trabajo. Una buena postura de trabajo requiere:
  • Cabeza levantada y mentón paralelo al suelo.
  • Columna erguida apoyada en el respaldo
  • Pies apoyados en el suelo con tobillos en ángulo recto.
  • Rodillas en ángulo recto más elevadas que la pelvis.
  • Brazos apoyados en el asiento o en la mesa.
Por otro lado, el uso de sillas de oficina ergonómicas:

La función de un buen asiento es principalmente proporcionar un soporte estable. El cuerpo debe estar en una postura confortable.  Un estudio ergonómico debe hacerse durante un período de tiempo razonable y apropiado para la actividad que se realiza. A continuación os dejamos una serie de aspectos a tener en cuenta

  • La altura del asiento debe regularse para permitir un ángulo muslo-pierna de 90º aproximadamente. Los pies deben poderse apoyar en el suelo o en su caso en un apoyo externo a la silla.
  • Si el asiento de la silla puede regularse longitudinalmente, este debe situarse a una profundidad menor a la medida del muslo. Así se permite usar eficazmente el respaldo sin que el borde del asiento presione la parte posterior de la pierna.
  • La altura del respaldo debe regularse hasta situar la convexidad en la zona de apoyo lumbar de la espalda.
  • Para evitar sobrecargas musculares es aconsejable variar la inclinación del respaldo adecuándola al tipo de trabajo a realizar.

Deja un comentario

*